El 12 de octubre de 1492

Si bien Cristóbal Colón dio oportunidad a España y sus monarcas de emerger como una potencia conquistadora al llegar a lo que, en principio, él creyó que eran Las Indias, también es cierto que la situación de la España de los reyes católicos estaba envuelta en varios sucesos que se daban en la misma época y que conllevarían, casi por casualidad, a elevar a los recién unidos reinos al mejor de los sitiales de la Europa post medieval.

El matrimonio de los reyes católicos
Isabel heredera al trono de Castilla y León y Fernando heredero al trono de Aragón contrajeron nupcias el 19 de octubre de 1469, en Valladolid. Isabel aún se debatía en la vorágine de ser confirmada como heredera de la corona que tenía su medio hermano Enrique IV, mientras Fernando respaldaba, con mucha eficacia, a su padre (el rey Juan II de Aragón) en la aventura de guerra o amenaza de guerra que tenía con Francia, cuando Aragón libraba simultáneamente una guerra civil contra los moros en Granada.
Isabel fue condicionada por su medio hermano, el rey Enrique IV, a ser heredera bajo la premisa que ella no aspiraría al cetro antes de que él muriera y que él dispondría con quien ella se casase (su plan era casarla con Alfonso V de Portugal para procurar buenas relaciones con ese reino). Otro hecho es que la iglesia católica, que era muy influyente en las decisiones de los reinos, no permitiría que los herederos se casasen, debido a que sus abuelos eran hermanos y ese grado de parentesco no era tolerado por la iglesia católica para matrimonios, y menos de esa realeza. Lo cierto es que la historia cuenta que el matrimonio se logró por un engaño, pero en 1471, el papa Sixto IV emitió la bula que dispensaba el matrimonio, con todo y los lazos de consanguinidad.

La consolidación de los reinos
Fue así como en 1474, tras la extraña muerte de Enrique IV, Isabel fue coronada reina de Castilla y León, en Segovia, haciendo que, de conformidad con los acuerdos nupciales, Fernando se convirtiera en Rey de Castilla también. Eso desató la guerra civil castellana, ya que los partidarios de Juana “La Beltraneja”, apoyados por el rey de Portugal (que era su tío) y más tarde Francia, combatieran a los castellanos que apoyaban a Isabel, respaldada por Aragón.
A la muerte de su padre, en 1479, Fernando se convirtió en rey de Aragón, Sicilia, Cataluña, Valencia, Baleares y Cerdeña, lo que significó una gran unificación de reinos y, a la postre, la victoria de Isabel sobre sus enemigos y finalmente el reconocimiento papal de reyes católicos y defensores de la fe católica. También nació España como tal.

Expulsión de musulmanes y judíos
Con esa misión papal, los reyes católicos conquistan el reino Nazarí de Granada el 2 de enero de 1492 e hicieron huir al último rey musulmán después de casi 800 años de ocupación de la península. Aunque inicialmente los judíos eran tolerados porque no tenían movimientos tan destacados como los musulmanes y que muchos de ellos fueron conversos al catolicismo, las inquisiciones obligaron a los reyes a firmar un decreto el 31 de marzo de 1492 mediante el cual los judíos fueron también expulsados de todos los reinos de España.
Estos cambios internos que se dan en la identidad de los reinos que se consolidaron con el matrimonio real y la supremacía que habían demostrado ante sus más inmediatos vecinos: Portugal y Francia, dio pie a que se centralizara el poder en la corona y que, por primera vez, se reconociera a los reinos de la península como una sola nación, aunque en los primeros años la autonomía de los reinos integrados se respetó al máximo.

Desarrollo del dominio económico y la empresa de Colón
El comercio marítimo estaba un tanto limitado (los turcos dominaban el mediterráneo y Portugal se les adelantó en la conquista del Atlántico sur); por lo que España, ahora unificada, buscaba los medios para florecer económicamente.
Para algunos historiadores, Colón no pudo convencer al rey de Portugal para que le patrocinara la empresa marítima de alcanzar Las Indias, lo que lo hace ir a España a fin de hablar con los reyes. Hubo dos encuentros fructíferos entre Colón y los reyes entre 1485 y 1491, tras los cuales se pactaron las Capitulaciones de Santa Fe, que fueron los acuerdos que sirvieron de base para el proyecto del navegante.
Lo que no se precisa es si es cierto o no que Colón realmente engañó a los reyes, llevando un falso mensaje que la ruta que él prometía como la mejor hacie las indias orientales era la de atravesar el océano, bajo la premisa novedosa que el mundo era redondo, en lugar de aquella que bordeaba la costa de África que ya iba a ser explorada por los portugueses. Lo cierto es que pactó con los españoles y lo que encontraron fue mejor que lo que estos esperaban, sin imaginarse que este terminaría siendo el descubrimiento de un nuevo continente aún desconocido para cierta parte de Europa (ya que los escandinavos si habían visitado antes el norte de América, pero no lo habían difundido).
Nada podrá desmeritar que lo que Cristóbal Colón hizo por España también significó un enorme giro a la historia de la humanidad, al punto que, la Edad Media terminó con el Descubrimiento de América, aunque muchos autores ceden ese honor a la caída de Constantinopla a manos de los otomanos, pero por otro lado y a fin de cuentas, lo que España hizo con América, más que descubrirla fue explotarla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s