La historia se repite: Dominio, caída, regreso y caída final de Napoleón

La vida y actuaciones de Napoleón, emperador de Francia, son muy accesibles en muchos libros y en el internet, pero he creído conveniente traer un retazo de historia para que mis lectores puedan ver como la historia se repite en circunstancias distintas y cómo reacciona la humanidad ante tales eventos.

Me parece que es muy oportuno traer el recuerdo histórico de una parte de la vida Napoleón Bonaparte quien, en el ocaso de su dominio en Europa, decretó el bloqueo comercial a Gran Bretaña, lo que lo llevó a convertirse en el estorbo económico para todos los países, incluidos los que no estaban alineados con él.

Fue entonces que decidió invadir a un importante aliado británico, Portugal, engañando a los borbones españoles con la excusa de pasar por esa nación en su camino a Portugal, pero esto no hizo más que provocar un doble levantamiento en contra de Francia. Esos hechos, al desarrollarse simultáneamente con los enfrentamientos en la región oriental europea con los rusos, causaron la catástrofe del dominio napoleónico, cuya pieza final fue la batalla de Leipzig que llevó a Napoleón a abdicar en 1814.

Mas que nada por una acción de los comandantes de su ejército, Napoleón fue exiliado a la isla de Elba, en el mediterráneo italiano, donde se le dio soberanía plena, mientras se restablecía la monarquía en Francia. Ese confinamiento de Napoleón en Elba fue suavizado por las concesiones que le dieron sus captores que permitieron los cuidados de su familia; pero Napoleón, con 45 años, todavía se sentía capaz de enfrentar a Europa, por lo que los errores de los borbones, que causaron el descontento del pueblo, abrieron la ocasión de actuar al gobernante exiliado. Así que en marzo de 1815 regresó triunfante a Francia y se hizo nuevamente del poder.

Esta nueva era para Napoleón no duró mucho, ya que nunca se arrepintió de los errores cometidos y, contrario a eso, enfiló con más fuerza a atacar a quienes lo combatían dentro y fuera de Francia y 100 días más tarde se rindió ante los ingleses que no cometieron el mismo error de quienes lo abatieron antes y lo deportaron aún más lejos: a la isla de Sta. Elena, en la mitad del océano Atlántico.

Esta historia de poder alcanzado, perdido, retomado y vuelto a perder se ha repetido en muchas otras naciones y regiones, por lo que sería bueno que tomáramos lección de estos hechos que siempre concluyen de la misma manera.

Una respuesta a «La historia se repite: Dominio, caída, regreso y caída final de Napoleón»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s